Ordesa y Monte Perdido - Abián San Gil - Landscape and Night photography

Otoño en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Si hay un lugar en España donde puedes ver todo el espectro de colores en la naturaleza, ese lugar es Ordesa y Monte Perdido. Pasear durante el Otoño por este Parque Nacional es un deleite para los sentidos. Los paisajes son increíbles en esta época del año: los tonos cálidos de la vegetación se mezclan con el blanco de la nieve y los tonos azulados y mangentas del cielo. Un lugar donde perderse en buena compañía entre cascadas, carreteras que atraviesan montañas y lagos y sobretodo muchos pueblos de ensueño.



El Valle de Bujaruelo ofrece unas vistas y contrastes únicos donde pudimos ver a algunos locales disfrutando de las maravillas de su tierra. Entre montañas, al pie del Río Ara, me atrevería a decir que es uno de los lugares más bonitos que he visitado.



Los pequeños pueblos se reparten alrededor de todo el Parque Nacional: Broto, Aínsa (nombrado “uno de los pueblos más bonitos de España”), Torla, Escalona o Bielsa (en la imagen) son de obligada visita por su historia y sus calles de varios siglos de antigüedad, pero también por las fantasticas vistas que tienen hacia las montañas.



La naturaleza es la protagonista de toda la región. Es frecuente ver como animales de varias toneladas se paran frente a los vehículos. También pasear al lado de vacas mientras pastan. Parecen bastante acostumbradas al gran volúmen de visitas que reciben cada año.



Sin duda, Ordesa y Monte Perdido es uno de los Parques Nacionales a los que me arrepiento de no haber ido antes y a los que más ganas tengo de volver en el frío invierno de Huesca. Lo recomiendo a todas aquellas personas que se sientan cómodas en el silencio, en la tranquilidad y en la lejanía de las grandes ciudades. Pasar de estar amaneciendo en Madrid a ver el atardecer en Broto fue un contraste enorme pero muy reconfortante.


Powered by SmugMug Log In